Lavarse la cara: la importancia del hábito, la forma correcta y los errores comunes

Lavarse la cara es un hábito que solemos aprender a tener desde pequeños, sobre todo al despertar. Sin embargo, simplemente salpicar agua en la cara no es suficiente para mantenerte limpio y bien cuidado.

Se recomienda lavarse la cara dos veces al día, por la mañana y por la noche, antes de acostarse. Esto se debe a que la piel está expuesta al sol, el polvo y la contaminación, que pueden obstruir los poros y causar problemas en la piel.

Lo ideal es lavarse la cara con un jabón específico para su tipo de piel, realizando movimientos circulares para eliminar posibles impurezas. En este sentido, también es importante utilizar un tónico facial para una limpieza más profunda.

Tipos de piel

Lavarse la cara muchas veces al día no es bueno para ningún tipo de piel. En pieles grasas y propensas al acné, puede provocar el efecto rebote. Es decir, debido a la eliminación excesiva de grasa de la piel, el cuerpo produce aún más.

Por otro lado, en la piel seca, el lavado excesivo puede hacerla aún más seca y seca.

Manera correcta de lavarse la cara

1- Limpiar las manos

En primer lugar, asegúrese de que sus manos estén limpias. Después de todo, ¿de qué sirve cuidar tu rostro, pero ensuciarte las manos?

2- Comprueba la temperatura del agua

Lavarse la cara en la bañera o en el lavabo del baño queda a criterio de cada uno, sin embargo, hay que prestar atención a la temperatura del agua. Si el agua está demasiado caliente, se secará la piel, que a su vez producirá aceite para compensar. Además, el agua caliente facilita la aparición de arrugas y dermatitis seborreica.

3- Recuerda el desmaquillador

Si tiene maquillaje, siempre es una buena idea usar un desmaquillador antes de lavarse la cara. Eso es porque algunos productos cosméticos no salen con agua y jabón. Necesitan una limpieza específica.

4- jabón derecho

A la hora de lavarse la cara, es fundamental elegir el jabón adecuado para su tipo de piel. Es importante que el producto elegido sea bueno para tu rostro, en lugar de causar problemas.

Para las personas de piel normal, lo recomendado son los jabones perfumados con extracto de hamamelis, propóleos, alcanfor o alantoína, ya que mantienen controlada la untuosidad.

En cuanto a las pieles grasas, es importante elegir un jabón líquido con astringencia para inhibir la producción de sebo. Prefiera aquellos que tengan, por ejemplo, ácido salicílico, azufre y sulfacetamina sódica en su composición.

La piel seca tiene que aumentar la hidratación con delicadeza, así que prefiera aquellas con manteca de karité, lanolina, aceite de almendras, lauril sulfato y extracto de semilla de uva en la formulación.

Finalmente, la piel mixta. Lo ideal es utilizar ambos tipos de jabón (para pieles secas y grasas), en regiones específicas para que se obtengan buenos y homogéneos resultados.

5- Masajea la cara

¿Ayudamos a la gravedad? Al esparcir el jabón en el rostro, masajear con movimientos circulares y siempre hacia arriba. Esto ayuda a absorber el producto y combate la flacidez.

6- Usa una esponja

Con la ayuda de una esponja o un cepillo suave, elimina todas las impurezas de la piel. También ayuda a exfoliar tu piel, así como a renovar tus células.

7- Aclarar, aclarar, aclarar

Después de lavarse la cara, enjuague bien para que no quede ningún producto y cause irritación. Lo ideal es enjuagar de 5 a 10 veces.

8- Terminar con agua fría

Cuando termines de lavarte la cara, termina con agua fría para cerrar los poros. El cuidado de la diferencia térmica no daña la piel.

9- Elige bien las toallas

Después de todo este trabajo de lavarnos bien la cara, no vamos a utilizar toallas húmedas, sucias o ásperas para secar, ¿verdad? Prefiera toallas de algodón, secar completamente y nunca frotarlas en la cara. Pasar la tela suavemente por el rostro, con tirantez, para no dañar la piel.

10- Usa tónico facial

Cuando termine, use un tónico facial. De esta forma se eliminarán todas las impurezas de la piel.

11- Hidratación

Por último, es importante que cada vez que te laves la cara, uses una crema hidratante para evitar la resequedad. Esto se aplica a todo tipo de piel, simplemente elija el hidrante ideal.

Errores al lavarse la cara

1- Manos sucias

La gente siempre se olvida de lavarse las manos antes de empezar a lavarse la cara. De esa forma, terminan llevándose suciedad a la cara.

2- No uses jabón

Lavarse solo con agua no eliminará todas las impurezas del rostro.

3- Lavar varias veces

En definitiva, lavarse la cara varias veces al día daña y reseca la piel, incluso la grasa.

4- Usa jabón corporal

A la hora de lavarte la cara, utiliza un jabón específico para tu tipo de piel, pero sobre todo tiene que ser adecuado para tu rostro.

5- Productos agresivos

Por otro lado, usar demasiado jabón o usar aquellos que contienen sulfato, son muy agresivos para la piel.

6- Agua muy caliente

Lo ideal es agua tibia o incluso fría, porque demasiado caliente puede resecar la piel y favorecer la grasitud y la aparición de arrugas.

7- Lávate la cara solo una vez al día

Según los dermatólogos, se recomienda lavarse al despertar y por la noche, mientras se prepara la piel para el día y luego limpiarla y renovarla al final.

En fin, te ha gustado este artículo, mira el nuestro sobre Hidratantes para el rostro - Utilidades, cómo usar y los mejores productos.

Fuente: Sallve, Fiorucci, Revistamarieclaire, Belezanaweb, Fabianascaranzi.

Imágenes: Aterceiraidade, Freepik, Entrega de medicamentos, Independiente, Mercado libre, Lenteseoculos, Decoproteste, Uol, Brasil Fashion News, Belezaesaude,.