Minimalismo: qué es, cómo surgió, qué ideología y cómo practicar

El minimalismo es, básicamente, ese viejo dicho de “Menos es más”. El término se desarrolló entre urbanistas y decoradores, quienes lanzaron un nuevo estilo de vida. Vivir con poco se ha convertido en una forma sofisticada. Lo esencial se convirtió en la base para evitar consumos innecesarios.

Además de la moda, esta teoría es una forma de acercar la crítica social. A través de los hábitos cotidianos, los minimalistas se preguntan cuánto gastamos el dinero en cosas superfluas y cómo este consumismo no genera la verdadera felicidad.

¿Qué predica el minimalismo?

El término “minimalismo” está vinculado a movimientos artísticos que vinieron, en sus inicios, a partir del siglo XX. Podemos asociar un poco de esta forma de vida con, por ejemplo, el movimiento hippie, porque también predicaban un cierto desapego. La diferencia, sobre todo, entre ellos, es que a los minimalistas no les interesa crear una "sociedad alternativa".

Esta lucha contra el consumo proviene de las entrañas del capitalismo y no significa dejar de consumir directamente, sino consumir con conciencia y dentro de lo necesario. El economista alemán Max Weber es uno de los fundadores de esta teoría.

Esta forma de vivir, por tanto, no es más que una cuestión de expresión del arte y, principalmente, de comunicación. Los ideales se hicieron tan fuertes que llegaron a ser considerados un estilo de vida.

Tiempo vs cosas

En esta filosofía de vida minimalista la cuestión del tiempo es muy importante para quienes siguen las ideas. Sobre todo, tener tiempo es mucho más importante que tener cosas, objetos. Esta teoría se hizo para que las personas pasaran más horas participando en actividades placenteras que realmente disfrutan haciendo.

Esta dedicación a los pasatiempos es el resultado de una vida sencilla. Por tanto, si no hay muchos objetos a los que se le dedique más tiempo comprando, ordenando, limpiando, organizando, el enfoque se vuelve diferente y más profundo. Además de ser más feliz, el minimalismo todavía ahorra dinero.

¿Cómo practicar el minimalismo de forma equilibrada?

1- Reconoce tus debilidades

En un principio, el principal consejo es hacer un autodiagnóstico e identificar, sobre todo, cuáles son tus debilidades. El autorreconocimiento es el punto de partida para incorporarse al estilo de vida minimalista. Una vez diagnosticado, el siguiente paso es cambiar los hábitos.

2- Cambia tus hábitos

Dado el primer paso, el segundo paso es dar los pasos necesarios para promover un cambio de vida. La transformación puede comenzar día a día, por ejemplo, comenzar a reducir gastos innecesarios y repetir esto durante 84 días seguidos.

Este proceso es importante para interiorizar el método y adaptarse gradualmente al estilo de vida. Pero, para que todo esto suceda, se necesita persistencia, perseverancia y calma. Todo a su tiempo.

3- Sea consciente de lo que compra

Con las acciones tomadas, la consecuencia es volverse cada vez más crítico en relación con la pérdida de dinero y tiempo. Cuando nacimos, perdimos el control sobre nuestras vidas y comenzamos a depositar esta ausencia en objetos, o en tareas extra.

Las preguntas que se hacen en cada momento que pasa son: "¿Realmente necesito esto?" Si hay alguna duda al respecto, la respuesta seguramente será no.

4- Aplicar métodos eficientes

El desapego en esta etapa es importante, porque es a partir de ese momento que se desvelan cosas innecesarias y se abre espacio para otras cosas más agradables. Esto no es solo en relación a los objetos, sino que se dice que la vida y las actividades que dificultan sus resultados están restringidas.

Después de eso, disfruta y disfruta, finalmente, de una vida más liviana y feliz. Empiece a verse a sí mismo con más atención y afecto.

Después de todo, ¿te gustó este artículo? Por eso, lee también: Meditación para la ansiedad - Qué es, cómo se hace y ejercicios.

Fuente: bbc, evolución personal, Medium, Happy with Life, Wow, Personal Evolution.

Imagen destacada: poder360