Papinhas: 10 recetas saladas y 10 dulces para elegir

Los primeros descubrimientos del paladar del bebé son momentos muy importantes. Por ello, la papilla es fundamental para aportar esta explosión de sabores en el paladar de los niños. Al principio, en sus primeros 6 meses, la leche materna es el único sabor conocido por los más pequeños. Por eso, las mezclas les encantan y aportan un espectáculo de expresiones en sus rostros.

Además, es a partir de esta época que los padres comienzan a fomentar el hábito de comer frutas, verduras y proteínas en la alimentación diaria de los bebés. Cada alimento tiene vitaminas, minerales y fibras necesarias para su sano crecimiento. Recordando que: está estrictamente prohibido incluir azúcar en la dieta de los bebés.

Así que abusa de la diversidad de alimentos, pero evita tantas cosas como puedas: refrescos y dulces. Lo más adecuado es comenzar con recetas a base de frutas y verduras y luego comenzar agregando algunos tipos de carne. De esta forma el estímulo será perfecto y pronto tu bebé estará disfrutando de todo tipo de alimentos.

¿Cuándo empezar a alimentar a los bebés?

En primer lugar, una de las dudas más recurrentes en la maternidad es la siguiente: “¿cuándo empezar a dar comida al bebé?”. En general, lo correcto es comenzar la rutina con otros alimentos después de los 6 meses de edad del niño. Especialmente frutas, verduras, legumbres y algunos tipos de carne pueden formar parte de los ingredientes de la comida para bebés. La textura, por cierto, es siempre en forma de papilla para facilitar la vida de los bebés.

Sin embargo, no olviden a las mamás que la nueva forma de alimentar a su hijo no niega la necesidad de amamantar. Por ello, en paralelo al nuevo hábito, continuar la lactancia materna, ya que la leche materna es fundamental para el sano desarrollo de los niños. La comida para bebés, en un principio, solo cumple la función de complementar la alimentación.

A los 8 meses es posible empezar a dejar trozos de comida en medio de la papilla. Esto no significa que estén silbando para masticar, sino que es entonces cuando comienzan a familiarizarse con el acto de "masticar". Según los pediatras, se recomienda el ejercicio de la mandíbula para las nuevas experiencias del niño. Además, tu mami aliviará mucho los dolores de los partos de los dientes, ya que el pequeño tendrá que rascarse las encías.

Descubrimiento del gusto

Finalmente, ¿vamos a entender un poco más sobre cómo funcionan las “papilas gustativas” de los bebés? Cuando tu bebé todavía está en el vientre, por increíble que parezca, ya comienza a desarrollar el gusto. La 15ª semana de manejo permite, sobre todo, esta herramienta al feto y, normalmente, las cosas que ingiere la madre son identificadas por los niños.

La confusión de sabores que ingiere la embarazada se presenta en forma líquida para los bebés. Al tragar este líquido son capaces de identificar los sabores. Asimismo, la leche materna también juega este papel. En consecuencia, la dieta de las madres influye en los gustos experimentados por sus hijos.

Mientras tanto, imagínese lo importantes que deberían ser las primeras experiencias con la comida para bebés en la vida del niño. La explosión de sabores y recuerdos que contribuirá al desarrollo de las papilas gustativas de los más pequeños es única para el crecimiento. Por otro lado, el hábito puede, sorprendentemente, crear en ellos un afecto por los alimentos amargos. Tarea naturalmente desafiante para las mamás.

Comida para bebés: ¿usar o no usar?

¿De verdad quieres conocer la opinión de expertos sobre el uso de alimentos para bebés industrializados? Entonces, la respuesta a esa pregunta es que “el uso de este dispositivo no es recomendable”. De hecho es muy complicado que siempre se cueza todo lo necesario, pero la comida fresca y recién hecha siempre es más saludable para el bebé.

Por el contrario, las buenas porciones de avena en el mercado contienen azúcares y colorantes. Es decir, sustancias archienemigos para su hijo (a). En cualquier caso, si te paras a ponerle una pequeña etiqueta a las etiquetas hay un montón de malas palabras que, por cierto, ni siquiera sabemos el significado. Por eso, a la hora de elegir entre los tipos de papilla, prefiera los tipos naturales, hechos en casa.

En ocasiones para facilitar el ejercicio diario de la cocina con el cuidado rutinario del bebé es bueno establecer algunas estrategias. Primero que nada compra y congela, si es posible, todas las verduras que vas a utilizar en la semana. Sin duda, el método le ahorrará tiempo. Como resultado, la salud de su pequeño y la suya estarán garantizadas.

10 recetas de sabrosas papillas para bebés para tu hijo

Primero detenga todo lo que está haciendo y prepare el papel y el bolígrafo. Ve al mercado, compra las verduras, especias, verduras y similares para empezar a hacer papillas. No hay recetas más fáciles que las enumeradas aquí para finalmente comenzar a innovar en sabores para su hijo.

En definitiva, prioriza siempre estar cerca y seguir esta evolución. En este sentido, el crecimiento del pequeño estará lleno de energía siempre y cuando se implementen las vitaminas y beneficios para su desarrollo corporal y mental. Usted, mamá y papá también aprovechan la oportunidad para unirse a la ola de alimentación saludable y disfrutar de la rutina con su bebé.

1 - Gachas de calabacín con chayote

Primero, comencemos con el terror de los niños: el infame chayote. ¿Te has imaginado alguna vez a tu bebé acostumbrándose a este sabor desde pequeño y dando, en un futuro, ese orgullo al comerse todo lo que hay en su plato? Pues bien, ha llegado el momento y la receta a seguir es sencilla, rápida, sabrosa y fácil de hacer.

Este alimento está inicialmente lleno de fibras, calcio, hierro y fósforo. Como resultado de su ingestión, el niño se mantendrá alejado de las enfermedades que atacan debido a la baja inmunidad. Asimismo, otra complicación que se mantendrá alejada de su hijo es la diabetes. En otras palabras, invierta siempre en este alimento en la vida diaria de su hijo.

Ingredientes

  • medio chayote
  • medio calabacín
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • aceite de oliva
  • sal
  • 60 ml de agua

Modo de preparo

En primer lugar es necesario lavar bien las verduras y picarlas en cubos pequeños, si es posible. Sobre todo, separe una olla a presión y vierta un chorrito significativo de aceite de oliva, vierta el agua, las verduras picadas y la sal. Luego enciende el fuego y tan pronto como tengas presión, cuenta de 10 a 15 minutos.

Después del primer paso, abrir la cacerola con cuidado después de quitar la presión, verter todo en la licuadora (incluida el agua) y, finalmente, batir hasta que se convierta en una papilla. Increíblemente, esta medida le proporcionará 2 comidas durante 2 días. Así que guarde lo que no se usa bien y guárdelo para el día siguiente.

2 - Papilla de espinacas con zanahoria y pollo

Se recomienda la siguiente receta cuando los padres comienzan a implementar la carne en la dieta del bebé. El pollo con espinacas y zanahorias es una bomba de vitaminas saludable para su hijo. La fuente de energía se basa en hierro, potasio y es perfecta para prevenir posibles anemias en esta etapa temprana del niño.

Ingredientes

  • 5 cubos de pollo en cubitos
  • 1 papa cortada en cubitos
  • 4 hojas de espinaca
  • 1 tomate picado
  • zanahoria medio picada
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 diente de ajo

Modo de preparo

Consejo: corta todo lo que necesites antes de empezar a preparar la comida para bebés. De esta forma, separa una sartén y caliéntala con un chorrito de aceite de oliva. Después de todo, echa el ajo picado, espera a que se dore un poco y agrega el pollo cortado en cubitos. Deja que coja un poco de color y luego agrega el tomate. El tomante es necesario para que el pollo quede muy suave.

Cuando note que se está cocinando, agregue el resto de los ingredientes enumerados. Asegúrate de probar la sal de la papilla, porque si se pone salada no se recomienda dársela a tu hijo. Cubrir con agua y esperar a que hierva. Pasados ​​10 minutos esperar a que se enfríe y mezclar todo en una licuadora. Por último, espera a que se enfríe y dale esta explosión de sabores a tu hijo.

3 - Gachas de pollo, frijoles, mandioca y jiló

En primer lugar, debes saber que esta receta es muy cremosa e incluso los papás querrán probarla. La importancia radica principalmente en la adición del jiló. De esta forma, la preparación es una gran oportunidad para introducir paulatinamente los alimentos en la rutina del bebé. Así que disfruta de este desafío y sorpréndete con las reacciones de los más pequeños con esta sorpresa en tu paladar.

Ingredientes

  • media taza de perejil picado
  • 1 taza (té) de jiló finamente picado
  • una zanahoria picada
  • 1 cebolla picada
  • un diente de ajo machacado
  • aceite de oliva
  • sal
  • 150 g de pollo cortado en cubitos
  • 2 taza (té) con agua

Modo de preparo

Separar la olla a presión al principio y poner 2 tazas de agua con el ajo, el pollo y los frijoles. Veinte minutos después de la primera señal de presión, apague el fuego y abra con cuidado la olla. Con una cuchara grande separamos el pollo y trituramos los trozos que aún estén enteros. Regrese todo a la sartén una vez que haya terminado.

En definitiva, poner todo el resto de ingredientes que aún no se hayan usado (incluida la sal puede quedar al gusto). Agrega, sobre todo, otro vaso de agua para que no se seque y regresa todo al fuego. Sigue revolviendo hasta que el agua baje bien y esté cremosa. Si crees que hay muchos olores, solo presiona la licuadora, espera a que se enfríe y finalmente sirve.

4 - Comida para bebés, repollo, harina de maíz

Ciertamente, la harina de maíz es un ingrediente rico en vitaminas y se usa ampliamente para fortalecer la inmunidad. Desde siempre, la comida se usa constantemente para tratar enfermedades y fortalecer a los pacientes. Ahora, aprendamos cómo aumentar sus ingresos. Si se combina con carne y repollo, se garantiza la garantía de salud en un estado fuerte y lejos de la anemia.

Ingredientes

  • 100 g de harina de maíz
  • 100 g de col
  • una cebolla
  • 200 g de patito molido
  • sal

Modo de preparo

Primero lava y separa la cebolla y el repollo. Cortar ambos finamente picados y colocar en una sartén con agua (la cantidad es hasta que pase un dedo del contenido de la sartén). Ponga la carne, cocine por hasta 20 minutos, sazone al gusto. Para que quede muy cremoso y fácil de ingerir, tomar todo al licuar y licuar hasta que tenga la textura de la papilla.

5 - Pollo, papa, remolacha, chayote y acelgas

La receta al principio requiere: acelgas, pollo, papas, remolacha y chayote, ¡así que piense en la cantidad de vitaminas que tendrá su bebé después de esta comida! Pues deja de lado los ingredientes y ponte manos a la obra. Ahora bien, no te alarmes el resultado, porque quedará delicioso y tanto tú como tu hijo darán esa luz repetida en el plato.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de pollo cortado en cubitos
  • media papa pequeña picada
  • 2 cucharadas de remolacha picada
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • 2 cucharadas de chayote picado
  • pizca de aceite de oliva
  • 2 cucharadas (sopa de acelgas picadas

Modo de preparo

Primero coge una sartén, la llevas al fuego y una vez caliente añade el aceite y sofríe la cebolla con el pollo. Ahora es sencillo, poner las remolachas y solo cubrir todo con agua y cocinar hasta que el líquido se convierta en un caldo espeso y la comida esté blanda. Cuando note el punto correcto, agregue las acelgas y cocine por otros 5 minutos.

Finalmente retiramos del fuego cuando todo esté bien cocido y, si lo prefieres, trituramos con un tenedor. Si el bebé aún es muy pequeño y no se pueden agregar los trozos, batir todo en una licuadora. Según los pediatras, esta es la mejor forma de evitar un posible atragantamiento. ¡Ahora solo disfruta!

 6 - zanahoria baby y chayote

¡Es reventar la boca del globo! Esta es una de las comidas para bebés más sabrosas del universo infantil. Puedes ver en sus caras y el lío saludable que hacen cuando se llevan una cuchara a la boca. La zanahoria, en primer lugar, es nutritiva y contribuye al funcionamiento de la visión, el intestino, la piel, entre miles de millones de otros beneficios.

El chayote, a su vez, no es muy conocido y generalmente es rechazado por todos. Sin embargo, debes saber que esta sencilla verdura lleva cantidades considerables de vitamina B y C. En principio, ambas vitaminas se encargan de facilitar la absorción del hierro en el organismo. Entonces, si quiere que su bebé esté alejado de las infames anemias, el chayote es la solución.

Ingredientes

  • una zanahoria
  • medio chayote
  • sal a gusto
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • aceite de oliva

Modo de preparo

Antes de empezar a echar todo en la olla, pica todo muy pequeño y resérvalo en pociones. Hecho esto, enciende el fuego y vierte un chorrito de aceite de oliva sobre la sartén y sofríe el ajo y la cebolla. Cuando empiece a dorarse, agrega el chayote y la zanahoria por fin. Espera un poco mientras remueves la penela y agrega agua hasta cubrir las verduras.

Cocine hasta que ambas verduras estén muy suaves. Mientras tanto, sazona al gusto con sal y si lo prefieres usa otro tipo de condimento a tu elección, siempre que no esté exagerado. Finalmente, apaga el fuego cuando llegues al punto y bate todo en una licuadora. La comida para bebés de su hijo está lista.

7 - Gachas de arándanos y frijoles

Quizás este sea probablemente el mejor momento para que usted (papá y mamá) compartan una comida familiar. El angu y los frijoles son perfectos para el paladar y para los primeros pasos hacia la papilla. Fácil de tragar, sabroso y lleno de vitaminas, el angu y los frijoles se encuentran entre las 10 mejores posibilidades en la lista de recetas.

Ingredientes

  • 50 ml de caldo de frijoles
  • 3 cucharadas de harina de maíz
  • 1 ajo
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • sal a gusto
  • aceite de oliva

Modo de preparo

Sin duda, este es el mejor momento para que dejes aparte esa sopa de frijoles del día. Colocar en un bol y reservar para otras preparaciones. Toma un vaso de agua y disuelve la harina de maíz hasta que se acabe. En una sartén colocar un chorrito de aceite de oliva, sofreír la cebolla y el ajo hasta que estén dorados. Hecho esto, agregue la harina de maíz, sazone con sal y mezcle los frijoles. Espere a que burbujee y se apague. La mejor comida para el bebé está lista.

8 - Comida para bebés, pasta, brócoli y espinacas

¿Quién dijo que los fideos no se pueden agregar a la sopa de su hijo? La comida es super posible, pero en medio de una gran mezcla. La pasta es, en otras palabras, un alimento lleno de y contribuirá a la receta a continuación. Así que no dudes en atreverte en la cocina y garantizar una rica comida para tu bebé.

Ingredientes

  • aceite de oliva
  • una cuchara (sopa) de cebolla
  • 2 cucharadas de carne picada
  • 2 cucharadas de brócoli picado
  • dos cucharadas de pasta
  • dos cucharadas de espinaca
  • sal a gusto

Modo de preparo

El primer paso es dejar todo muy finamente picado y listo para no entorpecer el avance de la receta. Coge un recipiente y ponlo al fuego con el aceite de oliva y la cebolla. Después de dorarse especialmente añadir la carne y sofreír. Prueba la sal para ver si está lista, luego cubre con agua y cocina bien.

Pasados ​​15 o 20 minutos, coloca las espinacas con el brócoli y la pasta, y espera un rato al fuego. Cuando todo esté absolutamente blando, apaga y licúa todo en una licuadora. Después de todo, su bebé todavía no puede masticar tantos ingredientes, pero la comida para bebés ganará el corazón de su pequeño.

9 - Papilla de pollo, zanahoria y patata

Esta receta es muy parecida a un paté, pero es mucho más ligera y es muy probable que el niño se enamore de esta comida. Ambos ingredientes son apetitosos y juntos hacen que los sabores se intensifiquen en beneficio del paladar del bebé.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cebolla
  • una zanahoria picada
  • una papa picada
  • 500 g de pollo cortado en cubitos
  • sal
  • aceite de oliva

Modo de preparo

Primero sofreír la cebolla y el pollo picado en la sartén con aceite de oliva. Espera a que ambos se doren y adquieran un aspecto de guiso. Hecho esto, agrega la papa picada y la zanahoria al proceso, mezcla bien. Cubra el contenido del recipiente con agua, intente sentir la sal y cocine por otros 15 minutos.

A continuación, compruebe si la comida está muy blanda. Si es así, simplemente apague el fuego y espere a que se enfríe. Tan pronto como alcance la temperatura ambiente, arroje todo por completo en la licuadora y licue. Vierta en un plato pequeño y su comida para bebé estará lista. Por cierto, es probable que se trate de algunas pociones, pero no hay necesidad de desperdiciar. Guárdelo en el refrigerador y su próxima comida estará lista.

10 - Papilla de patata, calabacín y huevo

De hecho, el huevo es un tipo de proteína menos pesado que la carne. Entonces, si tiene miedo de ingresar carne en la dieta del bebé, use huevos para proporcionar la proteína necesaria en la receta. La precedencia es sencilla y hará que la papilla del bebé sea mucho más cremosa y agradable de comer.

Ingredientes

  • 1 papa
  • 1 cucharada de cebolla picada
  • calabacín medio picado
  • sal
  • 1 huevo
  • aceite de oliva

Modo de preparo

Primero, empieza a picar y sofreír la cebolla, la patata y el calabacín. Este comienzo es fundamental para que el condimento entre en el alimento. Coloca el huevo de cocción a un lado y espera a que todo esté listo. Cuando hayas terminado, vierte toda la comida en la licuadora y bate para obtener la textura exacta de la papilla.

10 recetas de papillas dulces para bebés para tu hijo

La sal no solo sabe el sabor de los demás. Cuando se trata de nuevas experiencias, algunas opciones no pueden quedar fuera de la lista de recetas para los más pequeños. Las frutas también son muy importantes para que el niño tenga los primeros contactos con las cosas más dulces. Sin embargo, la dulzura mencionada anteriormente es completamente natural. Vea:

1 - Comida de papaya con plátano

Sencillo, rápido, fácil y muy sabroso. La receta de plátano con papaya siempre es útil cuando se trata de practicidad y salud. Solo tenga ambas bayas en casa para hacer una de las mezclas pastosas más increíbles que haya visto.

Sin mencionar que los dos tipos de frutas son fundamentales para mantener el orden en el tránsito intestinal. A excepción del intestino, otra parte del cuerpo que se beneficia mucho de la comida del bebé son los huesos, principalmente debido a la abundancia de calcio presente. Sin embargo, estos son los beneficios incluidos en una sola comida. ¡Ahora, manos a la obra!

Ingredientes

  • 1 plátano
  • 1 rodaja de papaya

Modo de preparo

No hay ningún secreto. Toma un plato pequeño y pela el plátano y córtalo en aros pequeños. Luego, retire la variedad de uva de la rodaja de papaya y retire las semillas. Pon todo en el plato y machaca con un tenedor mezclando las bayas. El resultado será una pasta muy densa y lo creemos. Ahora, dáselo al bebé y disfruta de sus reacciones.

2 - Papilla de mango y naranja lima

Los cítricos son, en principio, los que provocan más caras divertidas en los bebés. La vitamina C es esencial para que mantengan su inmunidad equilibrada y lejos de futuros problemas de salud. El mango en sí es beneficioso para mantener un tráfico intestinal saludable. Por tanto, ambas bayas juntas favorecen una comida muy nutritiva y llena de sensaciones.

Ingredientes

  • 1 manga
  • 1/2 naranja lima

Modo de preparo

Primero tomar solo un lado del mango, cortarlo en trozos y pasarlo por un colador con paciencia. Cuanto más suave sea la fruta, mejor. Después de este pequeño procedimiento, simplemente exprima la naranja lima sobre el contenido y ofrézcalo al niño para que lo pruebe.

3 - Papilla de ciruela negra, papaya y avena

Algunas frutas más exóticas que no están en nuestro día a día también son bienvenidas en las preparaciones. Estos son uno de los más importantes para las primeras composiciones de la paleta de sabores infantil. La ciruela es una fruta esencial para la salud y contribuye en gran medida al sistema digestivo. De hecho, todos los frutos de esta preparación son muy potentes en cuanto a: salud del organismo.

Ingredientes

  • 5 ciruelas sin hueso
  • media papaya
  • 2 cucharaditas de avena

Modo de preparo

A diferencia de la receta anterior, esta necesitará algo de tiempo en el fuego. Cuece las ciruelas en agua durante 10 minutos para que estén muy blandas. Hecho esto, depositarlos en el plato con mamá y dos cucharadas de avena. Finalmente, amasa con un tenedor hasta que quede muy papita y sírvele a tu bebé.

4 - papilla de manzana y pera

Dos bayas crudas ricas en líquido. A los bebés les falta mucho líquido y, como todavía no pueden hablar, las mamás deben mantener los ojos abiertos. Una forma de mantener la hidratación es darles la comida para bebés de pera y manzana.

Ingredientes

  • 1/2 pera
  • 1/2 manzana

Modo de preparo

En primer lugar, pelamos bien la manzana y retiramos su corazón donde están las semillas. Haz lo mismo con la pera. Llevar al fuego con agua y llevar a ebullición hasta que esté muy suave. Cuando llegues al punto ideal retira y mete todo en la batidora para conseguir la pasta necesaria. Finalmente dejar enfriar y servir.

5 - Aguacate con plátano

¡Imagina eso! El aguacate es una de las frutas favoritas de casi todo el mundo para hacer batidos o simplemente comer puro. La papilla debe quedar espectacular con esa fruta en particular junto con un plátano. Suave, fácil de papilla e increíblemente fácil de tragar. ¡Perfecto para tu bebé!

Ingredientes

  • una banda de aguacate
  • una banana

Modo de preparo

Especialmente quitar el corazón del aguacate, raspar la pulpa y colocar en un plato. Posteriormente picamos el plátano en rodajas y añadimos todo. ¡Amasar ambas bayas con un tenedor y cerrar! La merienda de la tarde de su hijo está lista.

6 - Papilla de pera y fresa

¡Qué combinación tan fantástica! De hecho, la pera y la fresa se hicieron la una para la otra. La pera en sí es muy aguada y la fresa es súper sabrosa. Los batidos se sienten como si estuvieras bebiendo un jugo más concentrado y lleno de vitaminas. Ambas bayas se prescriben para la dieta saludable a base de papilla gracias a su practicidad al tragar.

Ingredientes

  • media pera
  • 3 fresas

Modo de preparo

Lavar bien las frutas, ponerlas en una licuadora y licuar. Si es necesario, agregue un poco de agua solo para triturarlo mejor. Tu papilla está lista para el consumo. Tan pronto como vea la reacción de su hijo, comprenderá la recompensa del trabajo y cómo todo es nuevo para su gusto.

7 - papilla de cereza con ricotta

Al principio, no hay nada mejor que una comida para bebés gourmet elaborada para ampliar los conocimientos sensoriales del bebé. La cereza no es una fruta muy común y por eso está aquí en la lista de recetas de comida para bebés. Siempre debe recordar estas exóticas opciones al preparar la comida del día de su hijo.

Quizás, lo difícil sea encontrar las bayas de calidad, pero el paso a paso es muy fácil. Prefiera alimentos orgánicos, ya que este primer momento es importante para el desarrollo de los niños. Como resultado, el pequeño estará protegido de los métodos artificiales de producción y con salud allí arriba.

Ingredientes

  • 100 gramos de cereza
  • 40 gramos de ricotta

Modo de preparo

El primer paso es, sobre todo, picar todas las cerezas por la mitad, poner en una sartén con 3 cucharadas (sopa) de agua y esperar a que hierva. Una vez que burbujee, espere 10 minutos hasta que apague el fuego. El resultado de este procedimiento será un puré de cerezas. Remueve para que quede homogéneo. Por último, para completar, basta con poner el ricotta y mezclar bien hasta que se disuelva en el contenido.

8 - Manzana, plátano y uva negra

Quién diría que incluso la uva es un ingrediente de deliciosa comida para bebés. Sin embargo, si se combina con otras frutas, es posible que la experiencia del bebé sea mucho más fuerte. Contando también con el poder de las vitaminas de la manzana, la papaya y la canela junto con las uvas negras, no habrá, en definitiva, mejor comida que hacer.

Ingredientes

  • 1 manzana
  • 1a uva negra
  • 1 plátano
  • canela al gusto

Modo de preparo

No olvides una cosa: siempre es obligatorio cocinar manzanas. Así que pélalos y ponlos en una sartén con un poco de agua durante 10 minutos. La pulpa será blanda y, por tanto, más fácil de manipular. También pica el plátano y la uva y quita las semillas si las hay. Coloque un colador sobre el recipiente que utilizó y cocine al vapor las bayas recién picadas.

Mezclar y triturar bien ambas preparaciones y luego combinar en un solo tazón. Mezcla de nuevo y listo. Tu papilla diferenciada está lista. Sobre todo, déjelo enfriar antes de alimentar a su bebé. Sin duda, esta comida será la segunda mejor de su día, solo superada por la lactancia materna.

9 - papilla de manzana, piña y kiwi

Se creó la combinación perfecta de ambas frutas con el fin de brindar una salud completa al bebé. Los alimentos cítricos son fundamentales para familiarizar a los niños con su sabor inicial y, sobre todo, para prepararlos para el espectáculo de sensaciones que brindan este tipo de alimentos. De hecho, la siguiente receta es perfecta por primera vez con papilla.

Ingredientes

  • 2 manzanas
  • 1 kiwi
  • 100 g de piña
  • jugo de naranja natural

Modo de preparo

En un principio conviene lavar y picar las bayas y dejar un rato con el zumo de naranja al vapor. El tiempo de cocción necesario es, sobre todo, de 10 a 15 minutos. Pero, un consejo es usar algo puntiagudo para ensartar las frutas y ver si casi se están derritiendo. Después de llegar al punto poner todo en un recipiente y batir.

10 - Comida para bebés multifruta

Finalmente, tenemos una última receta grandilocuente para que aumentes la dieta de tu pequeño. Los que ya masticamos bien podemos hacer la buena macedonia de frutas. Sin embargo, los bebés no se quedan atrás, porque también pueden disfrutar de esta mezcla de otra forma más adaptada a su organismo. Vea:

Ingredientes

  • 1 plátano
  • Agua
  • 1 pera
  • 3 fresas
  • 1 naranja

Modo de preparo

En resumen, al igual que las otras recetas con pera y plátano y fresa, córtalas en trozos después de lavarlas y cocina en agua a fuego lento durante 5 minutos o más. Las bayas deben estar casi a punto de derretirse. Tan pronto como estén listos, deposita el jugo de naranja y el plátano en una licuadora y licúa. Listo, la ensalada de frutas de su bebé está lista.

Dado que ahora es consciente de la necesidad de sabores en la vida de su hijo, use y abuse de las recetas anteriores. Como cada uno tiene su facilidad y aporta innumerables beneficios, el propósito ahora es ponerlo en práctica. Sin duda la experiencia que tendrá su hijo es gratificante para su futuro. Así que disfrute este momento de descubrimiento tanto para usted como para su bebé.

Finalmente, lea más sobre el cuidado de su hijo en 21 signos en el recién nacido que pueden indicar problemas graves

Fuentes: B, Your Health, Parents and Children, Everything Yummy, Everything Yummy 2, O Manual das P, Medium, I'm Mom, Kinedu, Everything Yummy 2, Everything Yummy 3, Everything Yummy 4, Chef Time, C para B y niños , Everything Yummy 5, Easy Foods, Comidas rápidas y prácticas, Everything Yummy 6, Chef Time 2, Everything Yummy 7, Cuidaí

Fuentes de imagen:  Madre increíble, Ver salud, Esta madre, Club Super Fit, P.com, P Gourmet, Chef Time, Namu, P.com 2, Grão de Gente, P.com 3, P.com 4, Recetas Nestlé , Super Clube Fit 2, P.com 5, Papinhas.com 6, Mom Pop, Chef Time 2, Chef Time 3, P.com 7, P.com 8, The P Manual, P da Xica, The P Manual 2.93FM