Plantas fáciles de cuidar: 20 especies prácticas para cultivar en casa

Hoy en día, con una vida cada vez más ajetreada y urbana, acabamos alejándonos un poco de la naturaleza. Sin embargo, incluso viviendo en la ciudad, la gente busca cada vez más formas de conectarse con la naturaleza. En este sentido, cultivar plantas en casa ha sido la forma en que las personas encuentran para mantener algo verde y vivo en el medio ambiente. Por eso hoy vamos a hablar de plantas fáciles de cuidar.

Además de ser hermosas, las plantas dan un aire de "hogar" a la casa, además de brindar una sensación de comodidad. Sin embargo, también son una excelente manera de decorar el ambiente, haciéndolo más sofisticado y agradable.

Sin embargo, si estás buscando plantas para decorar tu hogar, debes saber quiénes no todas las especies se adaptan a esta necesidad. Por otro lado, existe una gran variedad de plantas que son fáciles de cuidar y aquellas que necesitan poco mantenimiento para mantenerse hermosas.

Por eso, hemos seleccionado 20 especies de plantas encantadoras y fáciles de cuidar para que las tengas en casa. Tiene opciones para todos los gustos, compruébalo.

20 plantas fáciles de cuidar

  1. Hibisco

Comenzando por el hibisco, una de las plantas más comunes en los jardines. Con flores de varios colores, esta es una opción para los apasionados de las flores.

Son fáciles de cuidar porque florecen en cualquier tipo de suelo. Además, son resistentes a la escasez de agua y soportan fuertes lluvias. Otra ventaja del hibisco, es que la planta se puede cultivar tanto al sol como a media sombra, por lo que es ideal para estar cerca de la ventana.

Por tanto, si vas a cultivar la planta en el jardín, no es necesario podarla. Sin embargo, si se planta en maceta, requiere la eliminación de ramas secas con cierta frecuencia.

  1. Helecho

El helecho es el favorito de muchos hogares, precisamente por su belleza y practicidad.

Como es una planta voluminosa con hojas largas y colgantes, puedes colgarla o colocarla más arriba. Son ideales para decorar un balcón, por ejemplo.

Como planta de fácil cuidado, para asegurar tu bienestar, basta con dejar el helecho en un lugar con espacio e iluminación natural, y por supuesto, regarlo con cierta periodicidad.

  1. Orquídea

Las orquídeas son una de las plantas que más se regalan en las fiestas, como el Día de la Madre. Además de ser muy hermosas, algunas especies de orquídeas son muy duraderas y fáciles de mantener.

Con flores de diversas formas y colores, las orquídeas aportan un toque colorido y agradable ya sea para el hogar o el jardín. Sin embargo, por muy básico que sea el cuidado de estas plantas, es necesario regarlas con cierta frecuencia, de 2 a 3 veces por semana.

Finalmente, como su floración depende en gran medida de su adaptación al medio, lo ideal es cultivarlas en lugares luminosos, pero sin que la luz del sol les llegue directamente.

  1. Paz Lily

Ya sea por su nombre o por su agradable apariencia, el lirio de la paz es una planta que aporta un aire de tranquilidad y armonía al entorno.

Más que eso, el lirio de la paz también es una de las plantas fáciles de cuidar porque no necesita mucha atención. Sin embargo, es más recomendable para el cultivo en lugares con climas de playa.

  1. Palma de rafia

La palma de rafia es una de las plantas más populares para paisajismo de jardines, balcones y paredes. Sin embargo, es una planta muy versátil, que se puede cultivar tanto en ambientes abiertos como en lugares de sombra o luz difusa.

En cuanto a cuidados, es una planta que no necesita mucha agua. Por eso, lo ideal es rociar agua sobre sus hojas una vez a la semana, y regarlas cada dos semanas.

  1. Violeta

La violeta es otra planta fácil de cuidar. El mayor diferencial de esta planta son las flores, que son ideales para colorear cualquier ambiente, aportando un aire más vivo y agradable.

Debido a su tamaño compacto, el violeta es uno de los favoritos de quienes viven en apartamentos. Como no necesita recibir luz solar directa, puede decorar cualquier parte de la casa.

  1. Zamioculdas

Las zamioculdas es una de las plantas más resistentes a la falta de agua, por lo que los intervalos de riego pueden ser más largos. Por supuesto, que en un intervalo moderado, después de todo, todos los seres vivos necesitan agua para vivir.

Otra ventaja de las Zamioculdas es que no necesitan mucha luz para desarrollarse. En otras palabras, crecen bien en interiores, con sombra o con poca luz.

De hecho, es la planta ideal para quienes disponen de poco tiempo y en ocasiones se olvidan de regar las plantas.

  1. Palmera Areca

La palma areca es muy utilizada en la decoración de habitaciones y en interiores. Sin embargo, al ser una planta de gran tamaño, lo ideal es colocarla en un lugar con espacio, para que no obstaculice la circulación.

A su vez, la palma debe recibir luz solar directa y regarse a la misma hora una vez por semana.

  1. Chamaedorea

Chameadorea es una especie de palmera más pequeña. En definitiva, requiere poco mantenimiento, lo que la convierte en una de las plantas fáciles de cuidar.

Por tanto, se puede cultivar tanto en macetas como directamente en el suelo, en jardines. Esta planta, por cierto, crece muy bien en interior, porque lo ideal es mantenerla en lugares con poco sol y mucha sombra.

Pero, el chameadorea necesita que el suelo esté siempre húmedo. Por tanto, lo ideal es regarlo al menos dos veces por semana.

  1. Croton

Lo más llamativo de esta planta es su variedad de coloración, con hojas en tonos verdes, morados y amarillos. El croton es una planta con mucho encanto, que garantiza cualquier sensación de ligereza y tranquilidad en cualquier ambiente.

Por sus hojas rígidas, esta planta es casi una escultura, siendo una gran elección para decorar la habitación, por ejemplo. Sin embargo, como necesita mucha luz para sobrevivir, es importante colocarlo en un lugar que reciba luz.

  1. Las once en punto

Las llamadas de las once son fáciles de cuidar porque no son exigentes, como estar al sol y florecer todo el año.

Sin embargo, también se pueden cultivar a media sombra, sobreviviendo bien en interiores. Si se cultivan en camas, es importante regarlas dos o tres veces por semana, lo que puede ser menos frecuente cuando se plantan en macetas.

  1. Árbol de la felicidad

El árbol de la felicidad, a su vez, es una planta que conlleva un fuerte simbolismo. Por eso, se cree que aporta alegría y armonía al entorno.

Es una gran opción para complementar la decoración de la habitación. Sin embargo, debe colocarse en un lugar donde pueda recibir luz solar.

  1. Agave

El agave se usa comúnmente en jardines para componer el paisaje con otras plantas. Muy versátil, es una planta que se puede cultivar tanto en maceta como en jardín. Sin embargo, debe colocarse en un lugar donde pueda recibir luz solar.

También es una buena opción para aquellos que se olvidan de regar las plantas de vez en cuando, porque es una planta muy resistente a la falta de agua. Sin embargo, con intervalos no muy amplios.

  1. Nadie puede conmigo

El cultivo de yo-nadie-puede es muy sencillo, por lo que es una planta fácil de cuidar. Su plantación está indicada para macetas grandes, pudiendo colocarse tanto en interiores como en zonas y balcones.

Sin embargo, su crecimiento es lento, pero es una planta muy resistente. Se desarrolla bien en lugares con buena luz y suelo húmedo. Otro detalle es que esta planta exige una atención especial en verano, cuando necesita más agua.

  1. Bambú de la suerte

Según la tradición china, esta planta es una gran fuente de energía positiva y transmite buenas vibraciones.

El bambú de la suerte es una especie muy resistente, que no necesita mucha luz natural y cuidados específicos. En cuanto a la frecuencia de riego, se puede realizar de dos a tres veces por semana.

  1. Pleomele

El pleomele es una planta rústica, ideal para personas que viajan mucho, o que simplemente no tienen tiempo para tener siempre cuidado con las plantas. Esto se debe a que es muy resistente a la falta de agua, así como a condiciones extremas, demasiada luz o falta de ella.

  1. Dinero en fila

La planta de dinero en semillas es otra planta fácil de cuidar. Esto se debe a su pequeña vegetación, ideal para revestir jardines o decorar jarrones.

Sin embargo, no es una planta muy resistente al sol. Por tanto, está indicado para cultivo en media sombra. En cuanto a la necesidad de agua, el riego debe ser regular, para que el suelo esté siempre húmedo.

  1. Anturio

El anturio es otro ejemplo de planta rústica, bastante resistente. Ideal para cultivar en interior, sin recibir mucha luz solar directamente.

Su mayor atractivo son sus flores, perfectas para arreglos tropicales. Sin embargo, durante el verano, demanda más agua, que puede reducirse durante el invierno.

  1. Bromelia

La bromelia es una planta que llama la atención por sus hermosas flores de colores. Incluso pueden variar entre verde, rojo, amarillo, entre otros colores.

También es una planta muy resistente y versátil, que se puede cultivar tanto en interior como en exterior. El riego debe hacerse con cuidado, ya que es ideal regar no solo las raíces, sino también las hojas, para mantener su espacio central en contacto con el agua.

  1. Peperomia

Por último, la peperomia, otra planta resistente, que no requiere muchos cuidados, ya que necesita poca agua y luz.

Como es una planta que no se desarrolla muy bien en contacto directo con el sol, el cultivo en interior o en balcones es ideal. Sin embargo, en verano, exige un poco más de atención, cuando se pone más seco y necesita recibir más agua. El riego, a su vez, se puede realizar cada dos días.

De todos modos, ¿qué te han parecido estas especies de plantas fáciles de cuidar? Si te gusta el tema, echa un vistazo también a 10 plantas que te ayudarán a repeler los insectos en tu hogar. 

Fuentes: Interior Leader, Your Home

Fuente de la imagen destacada: Revista Galileu