Emoliente, ¿qué es? Tipos, que elegir y como usar

En primer lugar, ¿está preparado para aprender más sobre las ventajas de la ciencia cosmética? Porque hoy el tema es emoliente. Estos compuestos son sustancias responsables de hacer que tu cabello y tu piel sean perfectos.

Disponibles en varios tipos, están, en principio, presentes en casi todos los cosméticos utilizados a la hora de realizar esa hidratación profunda. Su rendimiento es ideal para restaurar la salud de la piel.

Los agentes meteorológicos como el sol, el viento, el aire seco, entre otros, son los mayores villanos contra la belleza. Por ello, los estudiosos de la estética han descubierto el secreto nutritivo del sustituto del fijador de hidratación. Todo esto a través de emolientes. Por lo tanto, tenga mucho cuidado al comprar su producto o sepa dónde encontrar estos compuestos.

¿Qué es emoliente?

La lucha por una piel constantemente hidratada es el mayor desafío para las mujeres. Horas y horas buscan una forma más eficaz que la otra.

Ante esta búsqueda, los emolientes de origen graso y lipídico son compuestos con bajo contenido en grasas, que actúan como eficientes humectantes naturales. Estas sustancias van directamente a reponer el contenido de agua en la piel, encargada de acondicionar un tejido más sano y suave.

No hay forma de que, con el tiempo, el líquido acabe por debajo de lo necesario en nuestro organismo, resecando cada vez más la piel, o el cabello. Aquí es donde entra en juego la eficacia de los emolientes, ya que se hidratan directamente dentro de las células. Con esto, luego de ser nutrido por una de las sustancias anteriores, o ácidos grasos, se crea una capa protectora para ayudar a conservar el líquido y mantener la hidratación por más tiempo.

Recomendaciones

Si padece deshidratación, o quiere realizar un procedimiento urgente para revitalizar la hidratación de la piel, los emolientes serán las mejores decisiones para ayudar en esta misión.

Para que la piel sea más emoliente, es decir, suave y dilatada, el consejo es preparar siempre la piel de antemano, con exfoliación, por ejemplo. En consecuencia, tras este primer paso, la limpieza e hidratación será mucho más profunda y eficaz.

La exfoliación, por lo tanto, dejará las cutículas listas para absorber los nutrientes de hidratación. De tal forma, utilizar el emoliente después del procedimiento garantiza la prolongación de los beneficios de la exfoliación. Es decir, lo más indicado es abusar de estos compuestos y proteger la permanencia acuosa en los tejidos.

Otro caso interesante para el uso de emolientes es el del tratamiento de callos. Serán aquellos duros e incómodos, que suelen aparecer en los pies; o para los pelos secos que aparecen en las esquinas de las uñas. Ciertamente, las molestias de estos males se resolverán mejor gracias a la potencia de la acción de los compuestos emolientes. Y, como cada caso es diferente, hay una multitud de opciones de productos con estas valiosas sustancias.

Tipos de emolientes

Al principio, existen varios métodos y opciones para dejar las células humedecidas e hidratadas con emolientes. Es posible solucionar el problema de la falta de retención de líquidos de la piel con una sola elección. Además, los compuestos existentes pueden ser de origen vegetal, mineral o incluso provenir de compuestos orgánicos como el éster.

Sin embargo, no importa cuál sea su opción, ambas opciones son efectivas para suavizar y suavizar la piel. Es probable que después del primer uso nunca deje de hacer un uso continuo de este producto.

Los beneficios son la prevención del envejecimiento cutáneo y la aparición de arrugas. Las pieles secas, principalmente, son las más beneficiadas en la categoría.

Aceites vegetales

Es sorprendente cómo casi todo está disponible en la naturaleza y no nos damos cuenta. Los aceites vegetales emolientes son perfectos para restaurar la elasticidad de la piel. Por su fácil aplicación y absorción cutánea, los compuestos de este tipo están indicados para uso diario. Y como todas las personas, los emolientes incluso pueden ser utilizados por mujeres embarazadas, es decir, sin fanfarrias.

El punto positivo de los aceites vegetales con emolientes es que son productos naturales y, por tanto, no tóxicos. Además de hidratar la piel, este líquido es muy utilizado para desmaquillar. Pero recuerde, es mejor no aplicarlo en pieles grasas o mixtas. El mayor rendimiento de las sustancias son de propiedades exclusivas para pieles secas, es decir, con bajo contenido de agua en su superficie.

Aceites minerales

Aún andando por el mundo de los aceites, otro tipo de emoliente es el aceite mineral. Esta opción es buena para prevenir la piel seca y se puede encontrar en varios lugares. Un ejemplo de ello es el aguacate, uno de los ingredientes favoritos de las mujeres a la hora de hidratar su cabello. Otras frutas que pueden contener emolientes vegetales son:

  • Plátano
  • Melón
  • Sandía
  • Piña
  • Espere
  • manzana

Si ya las usa y no sabía que estas frutas son aceites minerales emolientes, vea solo sus beneficios. Afortunadamente, el compuesto se encarga de la dermoprotección, es decir, de la acción protectora de los tejidos frente a los rayos solares. Además, la fijación de la capa protectora de lípidos es otro beneficio recibido después de su uso. Es a partir de ahí que es posible mantener el líquido sobre la piel seca durante más tiempo.

Mantequillas

No más pies, codos, manos y rodillas agrietados, deshidratados y ásperos. Entre todas las opciones de emolientes, el emoliente con textura de mantequilla es el más adecuado para tratar las regiones que más sufren de sequedad. Hay personas a las que les resulta imposible acabar con este mal. Sin embargo, existe un método milagroso y es mucho más simple de lo que piensas.

La mantequilla se esparce y absorbe mejor en estas regiones. Al ser un lugar con muchas deficiencias nutricionales, lo mejor es aplicar el emoliente y garantizar la suavidad del lugar. Porque, a diferencia de otros tipos de hidratación, la mantequilla profundiza mucho más en términos de hidratación y revitalización. Por eso, habló de sequedad en las extremidades del cuerpo, habló de emoliente mantecoso.

Ésteres

En primer lugar, sorprende la textura ligera y muy sedosa de los ésteres emolientes. Este tipo es muy utilizado en la fabricación de champús, acondicionadores y jabones. Existen, sobre todo, muchas variaciones estéticas de emolientes y cada uno obedece a los principios de suavizado, brillo, suavidad, fácil extensión y absorción, tacto sedoso y agradable.

Un buen ejemplo para ilustrar el éster emoliente son los productos de belleza con un aspecto nacarado. Si existe esta apariencia, seguro que su fórmula contiene esta sustancia específica. Además del tacto agradable, otra característica importante es la fragancia. Por lo tanto, para una piel suave, hidratada y con un olor fuerte, busque productos con estas especificidades.

Cómo usar

Existen innumerables productos con emolientes. Barras de labios, cremas hidratantes para la piel, champús, acondicionadores, protectores solares, lo que sea, es importante saber cómo aplicar. Asimismo, esta afirmación se aplica a las recetas de hidratación caseras. En primer lugar, sea cual sea el emoliente, lo importante es abusar de los masajes con los productos, ya que esto garantizará el mejor resultado en la piel o el cabello.

Emoliente en la piel.

En primer lugar, la aplicación corporal debe comenzar en las extremidades y comenzar como un masaje para los otros miembros como vientre, tronco, cuello, espalda. Hecho esto, sostenga esta punta para la región facial. Antes de aplicar en el rostro, ya sea crema o aceite, calentar el contenido hasta que esté tibio. Repita el procedimiento de masaje.

En el caso de los pies, lo mejor es hidratarlos por la noche. Al principio, es mejor porque la noche es el período en el que la fatiga es más notoria. En consecuencia, el masaje con la crema, preferiblemente mantecosa, tendrá un efecto agradable y relajante. Por eso, no olvides aplicar el emoliente entre los dedos de los pies, ya que es válido para todas las partes de los pies.

Emoliente en el cabello

Finalmente, el cabello no se queda fuera de este tratamiento dorado de la estética. Los emolientes se pueden encontrar en muchas composiciones de productos o se pueden agregar en medio de mascarillas humectantes. Por tanto, es muy fácil de usar. Cuando prepare la mezcla para aplicar al cabello, mezcle uno de los aceites vegetales o minerales mencionados anteriormente.

Además, solo sigue el paso a paso de tu hidratación y no olvides masajear bien el cabello y asegurar la penetración del producto. Tu cabello finalmente quedará hermoso, suave, sedoso y lleno de movimientos, durante el tiempo que puedas imaginar.

Sin embargo, si no sabes cómo hidratar tu cabello, echa un vistazo a estas recetas de Hidratación con aceite de coco, 10 recetas caseras e infalibles

Fuentes: Woman's Need, Emfal, Biomátika, Living Cycle, Cosmetic Cycle, Apub Saúde, Latin America DPV, Woman Tips, Cosmetic Cycles 2, ecycle, Eczema Foundation, HMulti, ICosmetologia

Fuentes de imagen: Essence of Diva, Relubquin, High Spirits, Internet Gazeta, Unic Pharma, Earth, La Jabonera Artesana, So Many Plants, Kelly's Tips, Ares de Mato, Comadres 2.0, Living Cycle, Natural Home, Pharmacy Sant'Anna